Una Navidad Disruptiva




Una gota de chocolate escapó de la boca del señor Claus y se deslizaba por su barba, cual esquiador por una montaña tapizada de fina nieve. Cayó en el abrigo rojo. El hombre bajó la cabeza para observar su traje arruinado, no le importó. Se limpió la boca con un movimiento brusco de su mano.